Hombre pensando.(Fuente: Unsplash.com)

¿Conocemos la libertad?

/
114 views

Dice Martin Luther King que la libertad nunca es dada voluntariamente por el opresor; debe ser demandada por el oprimido

Querido lector, te escribo para preguntarte qué es la libertad. ¿Es un concepto? ¿Es una utopía? ¿Qué es? Cuando a mí me lo preguntan no sé que responder, me quedó pensativa… Y es ahí cuando me doy cuenta de que pensar es sinónimo de libertad.

Desconozco si habrás leído 1984 de George Orwell. Desconozco tu religión, tu ideología política o si alguna vez te has puesto a pensar porque eres libre y qué significa serlo. Pensar. Pensar es una acción, que todo ser humano realiza. Hasta ahí todos estamos de acuerdo. Pero entonces, ¿por qué pensar es importante? Si lo hacemos todos, será algo común, ¿no? Por lo tanto, todos somos libres. Es una ecuación simple, una regla de tres. Aun así, se dice que las libertades han estado pisadas por los de arriba, y ahora, en el siglo XXI, se están valorando.

Déjame que te ponga un ejemplo. En 1940, ya acabada la Guerra Civil española, se censuró todo tipo de información. Es decir, todo lo que se quería comunicar pasaba por una especie de revisión que te decía si podías o no publicar, presentar o exponer cierta información. Por lo tanto, la liberta de expresión se vio censurada.

La libertad de expresión es una de todas las libertades que existen. Tenemos la libertad del pensamiento, la libertad de actuar, etc. Pero, ¿cuál es la más importante? La que resalta de todas ellas es la libertad de poder pensar, la libertad de pensamiento. Y te preguntarás por qué. La respuesta es: porque el pensar no está condicionado por lo que hemos vivido o lo que nos ha rodeado.

Desde que nacemos, lo natural es que las personas que nos cuidan nos inculquen su manera de pensar, ya sea de manera directa o indirecta. Ya sea hablando del tema abiertamente o rodeándonos con personas que siguen la misma línea del pensamiento y no hablando muy bien de la parte opositora. Esto significa que nos supone un gran esfuerzo opinar o pensar de manera diferente a la que nos han acostumbrado. Hacerlo sería poner en cuestión los pilares que nos han enseñado nuestros padres y nos arriesgaríamos a acabar dudando de todo, como hizo Descartes. Sin embargo, pensar libremente es salirse de cualquier opinión o modo de vida al que estemos acostumbrados. Bien estando de acuerdo con lo que piensan “los nuestros” o estando en desacuerdo con lo que piensan “los otros”.

Y ahora seré reiterativa. Desconozco si has leído 1984 de George Orwell. Te preguntarás por qué he nombrado este título y este autor dos veces. Un tema que surge a lo largo del libro es el hecho de pensar. Están “los malos” que es la Policía del Pensamiento, quienes persiguen y castigan a aquellos que piensen. Nuestro protagonista, Winston, es un hombre de 40 años que piensa, que sabe lo que es la moralidad, que sabe que 2 + 2 = 4. Y sabe que el Hermano Mayor (el partido político que está gobernando su país), un día dirá que 2 + 2 = 5 y tendrás que pensar así, si no quieres que te “vaporicen”. George Orwell, con esta maravillosa obra, nos demuestra la importancia del pensamiento libre.

“1984” de George Orwell (Fuente: Amazon)

Déjame terminar este artículo con una sola idea. Pensar te hace libre, y da igual quién este en el poder o por encima de ti. Pensar te hace libre. No importa que censuren todos los medios, que te nieguen la verdad, que las injusticias existan, porque pensar, pensar te da esa cualidad que solo el ser humano posee. Y hace que nos aproximemos cada vez más a la verdad absoluta. Por eso te digo lector, lucha por tu libertad.

Sofía Montefeltro

Redactors juniors

close

El més recent