Tickets de cine. Fuente: Igor Ovsyannykov (Pixabay)
/

¿Cómo se crean los efectos especiales y visuales en el mundo cinematográfico?

El punto de encuentro entre el mundo audiovisual y la tecnología es mucho más complejo de lo que imaginamos

Por Adriana Lomeña

Gracias a lo que erróneamente conocemos como “efectos especiales”, el cine nos permite viajar a lugares que el hombre nunca ha pisado, pero sí imaginado.  Los avances tecnológicos han hecho posible que si algo se puede imaginar, se pueda poner en la gran pantalla —¿Quieres que un dragón sobrevuele Nueva York? ¿Crear un océano en el plató de rodaje? Puedes tenerlo—.

Sin embargo, existe un problema en cuanto al término. Los efectos especiales son aquellos que se llevan a cabo durante la producción, en el propio set de rodaje —de manera que si hacemos volar por los aires un edificio y lo grabamos, estamos utilizando efectos especiales (SFX)—. Por lo contrario, cuando los efectos están creados por ordenador y se añaden en la postproducción, lo que estamos viendo son efectos visuales (VFX).  Así nos damos cuenta de que la mayoría de veces, cuando hablamos de los efectos especiales de una película realmente nos estamos refiriendo a los efectos visuales. 

Ariadna Ollé, artista CGI que ha trabajado en proyectos como ‘Durante la tormenta’ (Oriol Paulo, 2018) o ‘Paradise Hills’ (Alice Waddington, 2019) y que cuenta todos los secretos de la industria de los VFX en su canal AriO; explica que esta confusión se debe a que históricamente nacieron antes los efectos especiales y siempre los habíamos llamado así, hasta la aparición y asentamiento de los digitales. Ollé explica también que, en la mayoría de premios se juntan ambos departamentos bajo la misma categoría, y eso genera mucha confusión.

Claqueta de cine y lentes de una cámara de video. Fuente: Gioele Fazzeri (Pixabay)

Ambos departamentos son muy importantes en la creación de una obra cinematográfica —de hecho, la cooperación de ambos da como resultado películas asombrosas—, involucran la tecnología en el proyecto y nos llevan a ambientes y situaciones inimaginables. 

Por otro lado, aunque la tecnología le ha permitido al cine transportarnos a otros mundos, no es lo único importante en una película. Lourdes Domingo, doctora en teoría, análisis y documentación cinematográfica por la Universitat Pompeu Fabra, crítica de cine y televisión en Contraste y content manager de Fundación Aprender a Mirar; explica cómo a veces vamos al cine en busca de grandes tiovivos, cuando las experiencias más impactantes y duraderas provienen de un cine más tranquilo, que conduce a emocionarte de manera más profunda.

Lo importante es que el cine, como todo el arte, tiene que conmovernos para hacernos mejores en otros sentidos.

Lourdes Domingo, profesora de crítica de cine y tendencias audiovisuales en UIC Barcenola

También es cierto que estamos tan acostumbrados a verlos que parece que ya no nos sorprenden —es posible que ese dragón que vuela por Nueva York no resulte tan emocionante cuando has visto a Godzilla y a King Kong peleándose en Tokio— , pero tal vez sí lo harían si descubriésemos todo el trabajo que hay detrás. Estudios de todo el mundo pueden trabajar en conjunto para crear una sola pieza —nuestro dragón no aparecerá en escena con un simple copiar y pegar—. Comienzan desde cero, se tiene que crear un modelo, dotarlo de movimiento, darle color, textura, sombras… Una infinidad de cosas que no vemos hasta llegar al resultado final, y todo es necesario para que el efecto sea verosímil. 

Ejemplo de efectos visuales. Fuente: Javier Rodriguez (Pixabay)

La próxima vez que nos quedemos en el cine para ver las escenas postcréditos de las películas de Marvel, recomendaría estar atento al apartado de VFX y SFX de los créditos, solo para ver cuánta gente puede trabajar en ellos para una sola película. 

Es importante mencionar que todo esto es el resultado que vemos —algo dentro de nosotros sabe que ese dragón, por muy realista que sea, no es real—. Pero, ¿qué hay de lo que no vemos? Muchos efectos visuales resultan invisibles ante nuestros ojos, de hecho los VFX están presentes en casi todas las producciones cinematográficas actuales —no solo se utilizan en las películas de Marvel—. Desde cambiar el clima, hasta crear una selva entera de la nada, los efectos visuales están ahí, mientras nosotros somos ignorantes de ello. 

Redactor junior

close