Juan Manuel Torres asegura que el CV es una carta de presentación. Fotografía cedida por el entrevistado

Juan Manuel Torres, encargado de RRHH: “Lo más importante en una entrevista de trabajo es destacar tus puntos fuertes y ser honesto”

Entrevistamos a Juan Manuel Torres, encargado de recursos humanos de SEAT, para que nos aconseje y nos aclare las dudas que cualquier joven tiene a la edad de empezar a trabajar

Por: Sara Márquez y Lucía Guerrero

¿En qué consiste exactamente tu trabajo?

Consiste en gestionar todas las demandas, consultas y gestiones de los trabajadores hacia la empresa. De alguna manera ahora mismo mi trabajo consiste en canalizar cualquier relación que tenga que ver con recursos humanos y que afecte indirectamente a los trabajadores de forma individual. Por decirlo de alguna manera, mi función es atender a un trabajador cuando hay que contratarlo para hacerle el contrato, cuando hay que despedirlo o cuando el trabajador tiene una duda sobre cómo debe de proceder en algunos de los ámbitos que afectan a los recursos humanos, bien sea por saber cuál es su plan de carrera o aunque haya hablado con su jefe, exactamente, cuáles son los cometidos de su puesto de trabajo.

¿Cuáles son las características de los currículums que consideras más importantes?

Si me hubieras hecho esta pregunta hace unos años, te hubiera hablado de los conocimientos, porque realmente lo aportado de una persona eran los conocimientos porque era lo más difícil de adquirir, pero hoy en día el mundo ha cambiado de tal manera que los conocimientos están al alcance de un “click” en el ordenador. Ahora lo realmente importante son las actitudes y competencias de las personas. Por decirlo de alguna manera, las personas somos un producto, que si queremos que sea atractivo, que una empresa nos compre, tenemos que aportar algo distinto a las demás personas. Normalmente antes eso podía ser el conocimiento, pero hoy en día sobre todo lo que se valoran son competencias. Por eso se pregunta mucho los logros, que es lo que ha aportado esa persona. También se valora mucho que esa persona haya participado en ONGs o en distintas organizaciones, haya sido deportista de élite, etc. Lo que más llama la atención son personas que puedan aportar algo más que el resto de los candidatos. Al final lo que buscamos ahora son personas que encajen con la organización y con sus valores.

Ahora lo realmente importante son las actitudes y competencias de las personas.

Juan Manuel Torres

¿En qué te fijas a la hora de evaluar a una persona físicamente?

Realmente a nivel físico no te fijas demasiado, antiguamente sí, volvemos a lo mismo, quizás hay paradigmas antiguos en los que sí era importante y te fijabas más en la apariencia física. En que fuese bien vestido, en que fuese de alguna manera formal conforme a lo que aquel momento se llevaba, pero hoy en día sinceramente la apariencia física no representa nada. Obviamente todos tenemos nuestros gustos y nuestras manías pero para el trabajo eso no cuenta nada. Al final lo que importa es lo que la empresa va a sacar de ti y tú de la empresa, que realmente haya una concordancia entre la persona, sus valores y lo que puede aportar y lo que la empresa necesita. 

Al final lo que importa es lo que la empresa va a sacar de ti y tú de la empresa

Juan Manuel Torres

¿Cuál es la mejor manera de causar buena impresión en una entrevista?

Cuando haces una entrevista puedes exagerar pero no mentir. Cuando estás entrevistando a alguien, no solo quieres detectar si esa persona encaja con la organización, también quieres aclarar aquellas posibles incongruencias que tú has visto en el currículum, por ejemplo periodos que hay sin cubrir. Cuando le preguntas estas cuestiones realmente no tienes una varita mágica para saber si te está mintiendo, pero al final de alguna manera ves si hay alguna especie de feeling de que realmente esa persona parece honesta. 

Existen guías sobre la comunicación no verbal que te dicen si una persona puede estar mintiendo, si puede estar exagerando… pero yo te diría que al final es una cuestión de feeling con la otra persona. Habré hecho varios cientos de entrevistas a lo largo de mi vida y no tengo una guía infalible con respecto a la otra persona.

¿Qué puede hacer una persona joven para parecer competente al lado de personas con más experiencia y estudios? Por ejemplo, para trabajar en una librería.

Lo primero que tienes que tener es información sobre el sitio en el que quieres trabajar. Se supone que toda la gente que se presente a ese puesto de trabajo va a ofrecer ganas y va a ofrecer esfuerzo y dedicación. Es importante que tengas una baza para demostrar que estás interesado en trabajar en esa empresa, mostrar mucho conocimiento sobre ella. Al final tampoco es tan difícil googlear un poquito y demostrar que conoces la historia, que conoces las cifras, la orientación, ese tipo de cosas demuestran que por lo menos te lo has currado. 

Obviamente cuando elaboras el currículum tú tienes que saber cual es tu valor añadido y cuáles son tus puntos fuertes, todos tenemos puntos fuertes y esos son en lo que tenemos que hacer hincapié, destacar incluso en el currículum, colocarlo en primer lugar. 

Una persona con experiencia intentará centrar el currículum e incluso la entrevista en su experiencia, más a lo mejor que en sus estudios. En el caso de una persona joven lo que tienes que decir es “todo lo que he hecho en este poco tiempo” porque tú tienes que vender también el valor que tiene la juventud.

Hay que ser ágil y hay que cambiar. Es importante mostrar que podéis tener ideas revolucionarias porque habrá empresas que si llegas y les propones cualquier idea que ellos no se hayan planteado y que sea interesante es claramente un arma de doble filo. Al final no puedes competir con la experiencia, porque no la tienes, pero sí puedes competir con tus competencias, junto con el valor de la juventud y con el interés.

Tienes que vender también el valor que tiene la juventud.

Juan Manuel Torres

¿Qué es lo que causa mejor impresión en el momento en el que la persona ha empezado a trabajar?

Esa es una buena pregunta. Aquí, en mi entorno laboral, estoy rodeado de gente que está en sus primeros años de trabajo y realmente os digo una cosa. Si tú crees en ti mism@, por mucho que seas muy list@ o no, porque puedes ser una persona no muy válida, pero crees en ti mism@, siempre encontrarás a alguien que crea en ti y que crea en lo que le dices. Lo que no hay que ser nunca es prepotente. Hay gente que se piensa que por tener un título sabe más que nadie o te desprecian, y eso yo lo veo. Esa gente normalmente no cae bien y en este mundo es importante caer bien. Es importante que cuando entras en una empresa vean que tienes ganas, que tienes empuje, pero que tampoco intentas pasar por encima de nadie. Al final yo creo que la humildad es un valor y el esfuerzo también lo es. Al final, ¿qué es lo que impresiona? Un trabajo bien hecho: impresiona la dedicación

Siempre se espera de la gente que lleva poco trabajando en la empresa que dé un “plus” que la gente que está más acomodada no da. Es injusto, porque son los que menos cobran, los recién llegados, los que tienen unas peores condiciones laborales, peores vacaciones… y encima tienen que trabajar más para demostrar porqué están ahí. Pero es que los que ya están ya han demostrado lo que tenían que demostrar. Lo buenos o lo malos que son ya lo han demostrado. Entonces, cuando os toque a vosotr@s, es verdad que tendréis que dar un ”plus” de dedicación y es verdad que tenéis que creer en vosotr@s mism@s pero sin ser soberbi@s. Sin ser prepotentes. Yo aquí me encuentro gente que luego no entienden por qué no se quedan en la empresa o por qué la empresa ha apostado por otras personas y yo desde mi perspectiva lo veo muy claro. Normalmente, uno tiene que creer en sí mismo y ya os digo, tampoco es imprescindible ser un “crack”. No es necesario porque no todo el mundo puede serlo igual y no todo el mundo puede ser un genio. Pero si realmente tú sabes que tú haces tu trabajo, que te dedicas siempre habrá gente que crea en ti.

¿Cómo evitar los nervios al principio de una entrevista?

No puedes evitarlos. Más que en la entrevista o en el periodo de pruebas, hay unos “exámenes” que se hacen en muchas empresas y es cuando la gente se suele poner nerviosa. Se les llama las pruebas efervescentes y son momentos en los que, en mucho casos, realmente estás compitiendo con otros candidatos. Se te plantean una serie de pruebas y situaciones y te lo juegas todo. Realmente lo pasas mal. La gente se pone muy nerviosa.

Yo cuando voy a estas pruebas (que he ido muchas veces como evaluador) antes de entrar, siempre les aconsejo a todos que se olviden de los nervios. Los van a tener y no van a poder hacer nada pero hemos estado nerviosos a saber cuántas veces y seguimos aquí. Siempre hay un mañana. Vamos a estar nerviosos, sí, ¿y cómo lo evitas? No lo puedes evitar. Puedes intentar hacer ejercicios de relajación, puedes tomarte una tila, puedes hacer lo que quieras, pero vas a pasar nervios. Te pondrás nervios@, porque te importa. Si no te importase no te pondrías nervios@. 

Aquí hay gente que de alguna manera pasa de todo. A los trabajadores “pasotas” normalmente se les da súper bien hacer presentaciones en público porque les importa poco lo que piensen los demás. Sin embargo la gente que es responsable y a la que le importa lo que hace, se pone nerviosa. Con el tiempo y con la práctica os pondréis menos nerviosos en estas situaciones pero no se puede evitar totalmente.

¿Qué recomendarías a la hora de escribir nuestro currículum?

Creo que debéis destacar los puntos fuertes. Yo creo que eso es muy importante. Y pensad que aunque la empresa esté buscando un perfil concreto, para unas funciones concretas y específicas, es importante que la empresa sepa lo máximo posible de vosotros. Porque tú a lo mejor no le das importancia a ser deportista de élite o a haber estudiado en el conservatorio y estar en quinto año de piano o vete tú a saber. Pero a lo mejor para el entrevistador sí es importante. El entrevistador valora ese esfuerzo. Valora que eso supone un esfuerzo adicional y el currículum al final no deja de ser una carta de presentación. Es demostrar de alguna manera que tú eres capaz de lograr eso. Luego te encontrarás en la empresa situaciones que no tienen nada que ver con lo que has estudiado, pero la empresa confía en que si tú has sido capaz de superar todas las pruebas que te han llevado a conseguir una titulación de algún tipo, vas a ser capaz de conseguir lo que se te ponga por delante. Así que si has hecho deporte, música o incluso si participas en foros (que parece una tontería) a la empresa le interesa

Otra cosa: sed honest@s. Podéis exagerar, pero nunca mentir. Podéis “vestir” las cosas, eso lo hace todo el mundo y no pasa nada, pero decid siempre la verdad. Cuando os presentéis a un puesto de trabajo, por mucho que paguen, pensad que si os sentáis a trabajar allí vais a estar muchos años yendo todos los días a trabajar. Y no hay nada más frustrante que ir a un trabajo que no te gusta. Entonces, importante: di la verdad y si no te seleccionan, será porque ese trabajo no era para ti. Pero mejor eso que ir a un trabajo en el que tú no estás a gusto o en el que la empresa no lo está. Al final lo importante es ser feliz y estar a gusto con lo que uno hace. Porque un trabajo es algo que haces todos los días.