Fotografía: Pexels
/

La ansiedad y el estrés han aumentado en un 65% por culpa del Covid-19

Parece que el final de la crisis sanitaria cada vez podría estar más cerca, o eso parece, pero ¿qué secuelas nos ha dejado el COVID-19?

Por: Marian Hidalgo

El COVID-19, sin duda alguna, nos ha dejado una gran preocupación en la población en referencia a la salud mental. 

El miedo y el estrés han sido los principales síntomas a nivel mundial en estos dos años complicados para todos. Según un estudio hecho por Journal of Affective Disorders, hasta el 65% de la población habría desarrollado ansiedad o cuadros depresivos, por culpa del confinamiento .

El estrés que hemos ido acumulando estando tanto tiempo en casa, la incertidumbre de no saber qué pasaba, porque se cerraban los bares, porque no podías socializarte… Son pequeños acontecimientos que si se alarga mucho en el tiempo, conlleva a un cambio importante en la salud mental que sería necesario acudir a un especialista para tratarlo.  

Somos conscientes que la vida que teníamos antes, no será la misma que la “nueva normalidad” que tanto ansiamos, el mundo se ha parado ante una pandemia y lo más probable es que haya medidas que se queden. 

En mi opinión, como sociedad debemos cuidar nuestra salud mental. Evidentemente nos hemos sometido a un cambio radical en nuestra vida, ya no solo en la manera de socializar, sino también el haber convertido la mascarilla, como algo esencial en nuestras vidas, algo impensable para muchos.

Algo que, sin duda alguna, nos refuerza como sociedad, son esas ganas de luchar y acabar con todo esto cuanto antes. Pero a día de hoy tenemos que ir con prudencia cumpliendo con las normas.

Según Carmen Rodríguez, psicóloga de Affor Health, entre el 87% y el 90% del personal sanitario tiene afección emocional. Sin duda alguna, el sector más afectado son los sanitarios, un personal que ha estado al pie del cañón dos años, y aún lo sigue estando. 

Me ha impactado mucho ver ese porcentaje tan alto. No nos hacemos la idea del desgaste emocional que han tenido que soportar los sanitarios en los momentos más difíciles de la pandemia, han sido los que se han dejado la piel en muchas personas y además han salvado muchas vidas.