/

Pineda en blanco y negro: La evolución del colegio a lo largo de los años

Narramos a través de imágenes este viaje de más de medio siglo

El colegio Pineda nació en 1968 y aunque actualmente está situado en la Gran Vía de L’Hospitalet del Llobregat, junto a la Plaza Europa, y es un colegio concertado que comprende las etapas educativas desde Primaria hasta Bachillerato, no siempre ha sido así. El centro ha vivido una gran evolución a lo largo del tiempo. Esta es su historia.

Pineda en sus orígenes

Primer edificio de Pineda, en Barcelona. (Fuente propia)

Esta foto representa los inicios del colegio Pineda, en el antiguo edificio de Barcelona situado en la Avda. República Argentina 277. En el año 1963 se empezaron a impartir clases a niñas con la finalidad de dar una formación profesional de calidad e integrar en el mundo laboral a las jóvenes.

Las primeras alumnas de Pineda. (Fuente propia)
El nuevo destino de Pineda, en el barrio de Bellvitge. (Fuente propia)

Unos años después, en 1968, el colegio decidió trasladarse de manera provisional a la conocida ciudad de L’Hospitalet del Llobregat. El nuevo edificio estaba situado en la calle del Prado, de Bellvitge

Jugando en el recreo. (Fuente propia)

En el año 1970, Pineda adquirió los terrenos de la sede actual. Dos años más tarde se construyó el edificio central, donde se enseña formación profesional. En 1976 se inauguró el actual edificio Bellvitge.

Parte de las nuevas instalaciones de Pineda, a tocar de la Gran Vía. (Fuente propia)

En 1996 se inauguró esta construcción denominada edificio Albella, donde actualmente se halla el comedor y donde las alumnas de Bachillerato se forman. 

En el año 2006 se construyó el oratorio de este centro. (Fuente propia)
1024Alumnas de Pineda escribiendo con máquinas de escribir, en la actual sala de ordenadores. Mientras las mesas, sillas y armarios han ido cambiando, las paredes siguen siendo de ladrillos. (Fuente propia)
Pintando con acuarelas. (Fuente propia)

Marga Romero fue alumna de Pineda y actualmente imparte clases de Lengua Catalana y de Latín en la ESO y en Bachillerato. Ha visto la evolución del colegio y los principales cambios. Hace memoria y nos explica cómo era el colegio en sus tiempos de estudiante: “El patio era un arenero con algunos árboles. La sala en la que se encuentra el oratorio, que ahora es el epicentro de la escuela, era el despacho de la directora. El oratorio antes era muy pequeño”.

“A nivel académico, lo que más destaca es la incorporación de nuevas tecnologías. Y en las aulas, antes, por ejemplo, no había pizarras blancas ni proyector y ordenador. Solo pizarras de tiza”.

El uniforme también ha experimentado una evolución. “Antes las alumnas llevaban mocasines negros, calcetines largos y rojos, una falda gris, una camisa blanca de manga larga o corta con una chaqueta roja y un abrigo azul”, nos cuenta.

“El uniforme de deporte -nos dice Marga- era un chándal azul básico con tres líneas blancas a un lado y una exclamación de color azul marino rojo y blanco”.

Los escudos también han ido cambiando. Sin embargo, todos ellos, pretenden transmitir una imagen formal, moderna, a la vez que atemporal, cálida y cercana, porque en Pineda se imparte una enseñanza innovadora y de prestigio, con valores permanentes y también porque su trabajo se dirige a la formación de personas y requiere esa proximidad, para que el aprendizaje se adapte al ritmo de cada uno.


Una representación gráfica, sintética y sencilla es el resultado de la máxima abreviación del escudo. El árbol, además de ilustrar el nombre del colegio, recuerda su inicial. La tipografía es estática y discreta, para transmitir la actividad académica propia de un centro educativo.

Una alumna de Primaria de Pineda hablando con su preceptora. (Fuente propia)

Las preceptuaciones son un aspecto distintivo de Pineda, que se ha mantenido a lo largo de toda la historia del centro, desde sus inicios. La tutora o preceptora habla con cada alumna una vez al mes para ayudarle en todo lo que necesita y para aconsejarle a nivel académico y humano.

Alumnas de Pineda actuando en el Día del Deporte, que se celebra cada año, al final de curso. (Fuente propia)
El baloncesto siempre ha sido una de las extraescolares que se han ofrecido desde el colegio. (Fuente propia)

En Educación Física lo que ha cambiado sobre todo es el uniforme, porque antes iban con falda, cosa que ahora prácticamente nadie va con ella para hacer deporte. Solo para algunos en concreto, como el tenis. Ahora las alumnas van con chándal para hacer deporte.

Imágenes de una vida. (Fuente propia)
Jugando en corro. (Fuente propia)

El patio era prácticamente todo hierba y las batas eran muy distintas ya que llevaban el escudo de Pineda en el lado izquierdo del pecho.

Una de las clases de Pineda, con tres alumnas por pupitre. (Fuente propia)
Alrededor de la guitarra. (Fuente propia)


Por último, tenemos algunas fotografías de las aulas, en este caso donde hacían música y una clase normal.