///

University Day, un primer contacto con el mundo universitario

Alumnas de Pineda asisten al FAPEL Barcelona University Day, un encuentro con más de 40 universidades

Por Adriana Lomeña

El pasado viernes 29 de octubre, las alumnas de primero y segundo de bachillerato tuvieron la oportunidad de ir a una feria universitaria conocida como University Day. Este año, el encuentro tuvo lugar en la Fira de Sabadell, un recinto de conferencias preparado para actividades multitudinarias. El fin del evento —que contó con la colaboración de más de 40 universidades— era el de orientar a los alumnos en sus planes de estudio, para ayudarles a encontrar un centro adaptado a sus gustos y necesidades.

La Fira de Sabadell el día del University Day. Fotografía: Adriana Lomeña

En otras palabras, el University Day busca ser una ayuda para aquellos que tienen pensado iniciar sus estudios universitarios próximamente. La idea de reunir bajo un mismo techo a alumnos, profesores y universidades de todo el mundo se hace realidad en esta feria. Los estudiantes pudieron acercarse a los puestos a preguntar todo tipo de detalles, desde los planes de estudio hasta los procesos de inscripción. Entre las universidades que asistieron, encontramos centros públicos y privados de Catalunya, otros estatales e incluso internacionales —como fue el caso de la Hult International Business School (EEUU) o el Instituto Marangoni (Italia), entre otros—.

Marga Romero, una de las profesoras que acompañó a las alumnas al evento, explica que aquellas que asistieron pudieron investigar sobre los diferentes grados que ofrecen las universidades, tanto dentro como fuera de Catalunya.

“El ambiente que había en el recinto hizo que muchas tomaran conciencia de que el periodo universo está a la vuelta de la esquina.”

Marga Romero, tutora de segundo de bachillerato
A través de los códigos QR, el alumnado se podía poner en contacto con las universidades que le interesaban.
Fotografía: Markus Winkler (Unsplash)

Otro aspecto a resaltar fue cómo el uso de la tecnología agilizó los trámites de la feria. Los asistentes —quienes por cierto, entraron de manera gratuita—, llevaban en sus dispositivos móviles un QR con sus datos y, si estaban interesados en alguna universidad, esta solo tenía que escanear el código para ponerse en contacto con el estudiante en los próximos días.


Ciertamente, con este tipo de eventos se logra juntar una gran diversidad formativa en un mismo espacio, resolviendo dudas al momento y hablando cara a cara con los asesores de los centros educativos. Y si bien es cierto que, en su mayoría, las universidades que asistieron eran privadas y que el ambiente estaba muy concurrido, fue una gran oportunidad para informarse y recopilar información sobre Erasmus, estancias en el extranjero, prácticas, salidas profesionales o empleabilidad. Al fin y al cabo, podemos considerar una experiencia positiva todo lo que ayude a los jóvenes a tomar la primera gran decisión de sus vidas.